“Siempre he creído firmemente en que, si las cosas son hechas con dedicación, amor y esfuerzo, los resultados llegarán y serán excelentes”
Mónica Méndez

Una joven cucuteña de 20 años solo necesitó de su deseo por indagar con mayor profundidad lo que ocurre a su alrededor y su creciente gusto por el mundo de la investigación, así logró participar en dos eventos a nivel iberoamericano, entre quienes se dedican a estudiar y analizar los imaginarios y representaciones sociales.

Mónica Marcela Méndez Serna, actualmente es una estudiante de octavo semestre del programa de Comunicación Social de la Universidad Francisco de Paula Santander, ella tuvo la oportunidad de presentar su trabajo en una convocatoria en la cual se recibieron alrededor de 243 propuestas de investigadores a nivel de maestría y doctorado provenientes de diferentes países como España, Brasil, Argentina, México, entre otros.

Apira: Mónica, ¿puedes hablar un poco sobre la convocatoria en la que participaste?

Mónica Méndez: El evento en el cual participé fue organizado por la Red Iberoamericana de Imaginarios y Representaciones Sociales, este llevó por nombre III Seminario Colombiano sobre Imaginarios y Representaciones; pero dadas las circunstancias actuales de la pandemia la misma Red Iberoamericana decidió hacer también el I Seminario Internacional sobre Imaginarios y Representaciones, en términos generales fueron dos eventos en uno solo.

Gracias a ello, pude estar como ponente en uno de los simposios más importantes del continente en este campo de estudio durante la pasada semana 21 al 25 de septiembre. Allí pude presentar mi investigación, que nació a partir de un trabajo de aula que realicé en la materia electiva de Imaginarios y Representaciones Sociales en séptimo semestre a cargo del profesor Jesús Ernesto Urbina Cárdenas, donde la dinámica consistía en enviar por correo aquellos trabajos o investigaciones que hicieran referencia bien sea a los imaginarios o representaciones enfocados a cualquier temática o fenómeno social.

¿Qué te impulsó a participar en la convocatoria?

Puedo decir que supe de la Red Iberoamericana y de esta convocatoria el último día de clase con el profesor Urbina, quien nos comentó al respecto luego de felicitarnos por nuestro trabajo y esfuerzo durante el semestre, aquí ya era elección propia si se enviaba el trabajo o no.

En mi caso, lo que me impulsó a participar de esta convocatoria fue algo más personal de haber tenido la certeza propia de que me había esmerado y había dado todo en ese trabajo, pues la temática del miedo urbano me parece muy interesante, dado a que es una problemática a la que muchas veces no se le ha tomado tanta importancia y con el paso del tiempo hemos visto como los casos y abusos en contra de la mujer van en aumento. A día de hoy puedo ver que no me equivoqué, desde siempre he creído firmemente en que, si las cosas son hechas con dedicación, amor y esfuerzo los resultados llegarán y serán excelentes.

¿En qué consiste tu investigación?

En el caso de mi trabajo, participaron un total de 12 mujeres jóvenes entre los 16 y 22 años, con las que se abordó sobre los imaginarios del miedo urbano femenino en la ciudad de Cúcuta, la que es a grandes rasgos una temática que, como ya lo dije, por mucho tiempo ha sido invisibilizada y no se han dado las medidas pertinentes para mitigar dicha problemática; bajo esta premisa como base, el trabajo buscó precisamente saber ese imaginario que las mujeres tienen sobre ese miedo o inseguridad al estar en espacios abiertos como lo es la calle, el transporte público, los barrios y parques, entre otros y saber cómo estas dinámicas influyen en sus modos de actuar, pensar y relacionarse con los demás.

En esta investigación también se tuvieron en cuenta los detonantes o esas emociones que sienten las mujeres cuando atraviesan por este proceso o este tipo de acontecimientos desagradables, los cuales intimidan y amenazan la instancia de ellas en esos escenarios; y pues el poder articularlos con los imaginarios sociales te permite conocer las voces ocultas o esas experiencias que las mujeres callan por vergüenza o porque creen que es normal.

¿De dónde surgió el interés por abordar este tema?, ¿algún motivo personal?

El interés surgió a partir de cuándo a las mujeres que van por la calle reciben esos comentarios obscenos y miradas hostiles, como muchas veces me ha pasado y que también he visto que les sucede a muchas mujeres por no decir que a todas; esto es algo que puede pasarles a todas, ya sean tus amigas o que estén dentro del grupo social femenino donde cada una se relaciona, sino que es algo que se ve muy constantemente en la calle con chicas y mujeres que no conoces y como terminamos convirtiéndonos en espectadores de cómo algunos hombres morbosean a algunas mujeres, o incluso hay unos más osados y pasan ese límite.

Percatarse de esto es lo más triste de todo, ver que no se hace nada al respecto y se queda como un acontecimiento normal, cuando no lo es. Partiendo de esto llegué a la conclusión de que es algo arraigado a la cultura, y personalmente me parece algo bueno poder hablar de esta problemática, un poco bochornosa pero a la vez se puede analizar y estudiar desde un punto de vista investigativo para sacar resultados y así poder trabajar sobre ellos.

¿Qué resultados obtuviste de la investigación?

Como principales hallazgos de mi trabajo se pueden resaltar tres factores, el primero de estos siendo más cualitativo mostró una constante, y es que tanto la esfera familiar y como la religiosa son los principales promotores en transmitir este constructo del miedo; según las participantes, es desde sus hogares de donde se viene manejando la visión de que es el hombre quien solventa y mantiene económicamente la casa, mientras que la mujer se ocupa de las labores domésticas, y que si es necesario, aporte algo en menor medida a la economía del hogar. En cuanto al panorama religioso son los principios y valores inculcados en ellas desde muy temprana edad, terminan asentando ese mismo discurso y prácticas en su vida diaria, siendo esto último muy interesante de ver y escuchar.

Por su parte, en la encuesta que se les realizó a las 12 mujeres participantes, se optó por adentrar un poco más sobre esta percepción que tienen respecto a que tan seguras se sienten en los distintos lugares a los que pueden ir durante un día normal; este “sondeo” mostró principalmente que independientemente del día y del horario el peligro para las mujeres aumenta cada vez más, todas las encuestadas  afirman que es en la calle y el transporte público donde se sienten más vulnerables y con mayor riesgo, seguido por los paraderos de buses con un 75 %, los parques con un 60% y los sectores con puestos ambulantes y plazas públicas (58.3%), esto  indica y lleva a pensar que en cualquier momento las mujeres pueden sufrir o ser víctimas de algún comentario o comportamiento indeseado.

De la misma manera se encontró que muchas de las participantes al tener experiencias negativas en los espacios públicos, con el paso del tiempo van presentando secuelas psicológicas que les impiden convivir y relacionarse con las demás personas; En sus historias se encuentra una similitud en aquellos recuerdos perturbadores, como lo es un hombre masturbándose frente a ellas, ya sea en la calle, en el transporte, en un paradero de bus, etc. Ellas sienten que, en cuanto al panorama de los medios de comunicación, en muchos de los casos no hay la suficiente cobertura para estas situaciones, y si se da a conocer, solo lo es con fines lucrativos o del propio posicionamiento mediático, mas no es porque exista una sororidad o empatía con las víctimas.

¿Por qué te encaminaste en el mundo de la investigación?

La investigación es algo que me ha venido gustando desde que estaba en quinto semestre, articulándolo con otros componentes como lo son la lectura, la ortografía, la escritura y demás, que también son algunas de mis pasiones desde el bachillerato, pues son claves en ello. Viendo todo esto, entonces es aún más la pasión por este campo, sumado a la infinidad de temáticas que se pueden trabajar y los diferentes puntos de vistas que se pueden llegar a tener sobre una misma pregunta en particular; para mí es un gusto que se ha ido desarrollando con el paso de los semestres, donde día se van puliendo esas debilidades o falencias que se pueden cometer dentro del campo de estudio.

¿Tienes o estás trabajando en más investigaciones o lo planeas?

A día de hoy no estoy trabajando o formo parte de ninguna investigación, me dedico a llevar a cabo mis prácticas profesionales; dentro de mis planes tengo como meta terminar mi carrera profesional como primer paso, y ya en un futuro si me gustaría continuar desempeñándome en el campo investigativo, y porque no, articularlo con la comunicación social.

Avenida Gran Colombia No. 12E-96 Barrio Colsag, San José de Cúcuta – Colombia, edicio SG, primer piso.

5776655 Ext. 356

 

comunicacionsocial@ufps.edu.co